5 Energías renovables de uso doméstico

Publicado 24/07/2015

Las 5 principales fuentes de energías renovables que pueden usarse en pequeños consumos, principalmente en usos domésticos o en pequeñas empresas

 

1.- Solar fotovoltaica.

Cuando se piensa en energías renovables, la mayoría de las personas piensa directamente en placas solares para producir electricidad. Éstas son la fuente de energía renovable más accesible y que más fácil se puede entender. Hoy en día es bastante barata y amortizable en pocos periodos de tiempo.Se basan en la generación de electricidad a partir de la radiación solar y puede usarse en cualquier parte del mundo, con o sin baterías, como medida de ahorro y/o para independizarse de la red pública.

 

2.- Solar térmica.

Como la fotovoltaica, está también es muy habitual verla en las azoteas de nuestros edificios. Se trata de captadores oscuros planos o de tubos que capta en calor del sol para calentar agua, la cual se puede usar para agua caliente, calefacción o incluso refrigeración. Existen también aplicaciones de energía solar térmica para calentar aire, y así ahorrar en calefacción de manera fácil y corregir la humedad en las viviendas.

 

3.- Minieólica.

Se tratan de molinos de pequeña potencia que generan electricidad. Su uso es muy similar al de la energía solar fotovoltaica, pues sirve para aislarse de la red o ahorrar energía y sus costes de implantación son parecidos a esta siempre y cuando se ubiquen en zonas con el viento mínimo necesario.

 

 

4.- Biomasa.

A partir de residuos forestales, madera, pellets u otro material orgánico se puede generar calor con calderas de biomasa, el cual se puede usar para calentar agua, con los mismos usos que las solar térmica pero con menos limitaciones. El coste por energía útil producida es mucho más económico que energías fósiles como el gasoil y algo más barato que con gas natural, y su contaminación ambiental es menor, además de no necesitar de ninguna industria extractiva dañina para el medio ambiente para producir el combustible. Existen también aplicaciones de microcogeneración para, además de calor, producir energía eléctrica de la quema de esta fuente de energía.

 

 

5.- Geotermia y Aerotermia.

 

 

Llamar a estas dos fuentes de energía como renovable es dudoso, pues ambas necesitan de energía eléctrica para funcionar. Se trata del uso de bombas de calor, que captan calor del subsuelo en el caso de la geotermia y del aire en el caso de la aerotermia para producir una cantidad de energía para calentar o enfriar agua mayor a 3 o 4 veces la cantidad de electricidad consumida. El rendimiento de la geotermia depende del tipo de suelo que se use, y el de la aerotermia de la temperatura del aire. Por lo general son recomendables los sistemas de geotermia en zonas con temperaturas frías en invierno y muy calientes en verano y la aerotermia en zonas con temperaturas suaves en invierno y no demasiado cálidas en verano.